Sorvo, excelencia y calidad para tu bebé
Contactanos: 5263-5180
a
  >  Babysitting   >  UN BUEN APEGO

UN BUEN APEGO

Te contamos porque este vínculo es  tan indispensable para el desarrollo  de una crianza respetuosa y  una infancia sana.  

¿Qué significa el apego?

El “apego” es el vínculo afectivo que se crea desde el inicio de la vida entre el bebé y su mamá y/o su papá, o su cuidador.  Se trata de la relación afectiva más importante que creamos las personas.

El apego emerge entre los 6 y los 18 meses de vida y alrededor de los 12 meses es cuando más se consolida.  No se crea de forma automática, se va a estableciendo de a poco gracias al afecto que impregna las relaciones cotidianas entre el bebé y las personas que lo cuidan.

¿Por qué es  tan importante?

  • Porque se trata de una necesidad de los seres humanos. Es tan importante como respirar o comer.
  • Porque permite que el bebé se sienta seguro y protegido y contribuye con el desarrollo de su autoestima.  Es clave en el desarrollo psicológico de un niño y en la formación de su personalidad.
  • Le proporciona a los bebés confianza y  autonomía. Les permite desarrollar  la percepción de sí mismos  y la exploración  del  mundo que los rodea.
  • El niño con “apego seguro” tendrá  relaciones de confianza a largo plazo. Se relacionará con sus iguales de forma saludable en la edad adulta.

 

¿Y a qué se llama  “apego seguro”?

El apego seguro se determina por la presencia de una persona en la vida del niño capaz de mostrarse sensible y atento a las necesidades del niño, satisfaciendo sus  demandas físicas, fisiológicas y afectivas cuando éste lo demande.

Para un apego sano o seguro  se necesita de padres o cuidadores que estén comprometidos con una crianza respetuosa, que se conecten  con los niños y reconozcan  a tiempo  sus necesidades. Es muy importante comprender y empatizar con aquello  que los pequeños intentan expresar en sus momentos de malestar.  El niño se sentirá reconocido y atendido.

Por ejemplo, la lactancia (tanto materna como artificial)  y el juego  son dos instancias indispensables  durante la crianza para fomentar  un apego seguro.

 

Repetir  las experiencias de apego

El apego  es un vínculo que se trabaja todos los días.   Las mamás y papás tienen un papel fundamental  a la hora de establecer un vínculo de apego saludable con sus hijos.  Experiencias de rutina como la alimentación, el baño, el cambio de ropa, etc.  van fortaleciendo un lazo afectivo y de disfrute mutuo.  Es muy importante  poder  tomarnos  las horas, los minutos y los  segundos  que sean necesarios para estar con  nuestros  hijos  y  brindarles nuestro amor y  contención.